Mejora tu rendimiento diario

Acéptalo, la vida laboral es difícil, mucho más cuando hay días, semanas, incluso meses en los que la juntitis, fechas de entrega límite y cientos de cambios se adueñan de nuestra agenda. Parece que no hay tiempo para nada más que el trabajo. Justo ese es el momento en el que comenzamos a descuidar aspectos esenciales que nos impiden alcanzar nuestro máximo potencial. 

Pero no te agobies, basta hacer algunos sencillos cambios para retomar el control.

  • Cuida tu alimentación: Todo va mal si dejas de lado la hora de la comida, peor aún cuando tus decisiones de alimentación son determinadas por la velocidad, conveniencia y proximidad a tu oficina.  Prepara tus propios alimentos y establece por lo menos un día a la semana en el que puedas alejarte del trabajo para disfrutar de una buena comida.
     
  • Toma agua: Personalmente recomiendo Zoé Water, agua alcalina que ayuda a mejorar el desempeño de tu cuerpo. Ideal para ese momento del día en que comienzas a sentirte lento. Hidratar tu cuerpo te mantiene alerta y con claridad mental.
  • Ejercítate: Sí, ajustarse a una rutina de entrenamiento es una proeza, pero ofrece muchos beneficios desde mejorar tu cuerpo hasta despejar tu mente. No es necesario inscribirse a un gimnasio,  puedes hacer de tu camino al trabajo un entrenamiento; correr, patinar o andar en bicicleta es mucho mejor que pasar la mañana en el tránsito.