Estilo de vida: Home Office

Cada día más compañías se unen a la experiencia home office, ya sea por un día a la de la semana o jornadas completas. He aquí cómo vestirte bien para la vida laboral en casa.

El arte de vestirse bien: Digas lo que  digas, te  parezca o no, la verdad es que vestir bien, vale la pena, incluso cuando trabajas desde casa. Un estudio realizado en 2007 sobre un grupo de profesionales reveló que se sienten más “autoritarios, competentes y dignos de confianza” cuando se visten formalmente. El uniforme corporativo les hizo sentir poderosos aún cuando realizaban home office.

Siempre preparado: Además de la ciencia, trabajar desde casa no significa que estar oculto. Los clientes pueden tener preocupaciones que no pueden resolverse por teléfono, algunas reuniones son inevitables. Por otra parte, la videoconferencia se ha convertido en un componente esencial de los negocios modernos. Incluso si tu estación de trabajo son un par de cojines, necesitas lucir impecable para las conferencias vía Skype.

Define la ropa para la oficina y para la casa: Trabajar desde casa, significa establecer tiempo para trabajo. Es necesario fijar límites. El uso de ropa profesional durante la jornada  puede ayudarte  a separar la vida laboral y la vida personal. Se trata de marcar líneas claras entre cuando se está en el tiempo de la empresa y cuando es hora de encender la consola o ver youtube . Nadie quiere sentir que el día de trabajo nunca termina o que su vida profesional invade el espacio vital. El equilibrio es esencial.